Enter your email address below and subscribe to our newsletter

Crisis en el Vaticano: El Papa Francisco enfrenta un desafío que estremece a la Iglesia Católica.

Un escándalo sexual expone la crisis en la Iglesia Católica, cuestiona sus bases cristianas y pone de relieve la decadencia de la religión

Un reciente escándalo ha estremecido los cimientos de la Iglesia Católica, desafiando el dogma de la fe cristiana. Bajo el liderazgo del Papa Francisco, el Vaticano busca liberarse de los repetidos escándalos sexuales que ponen en jaque la religión fundada por Jesús.

Varias mujeres han acusado al cura esloveno Marko Rupnik de abusos sexuales y psicológicos. Rupnik es conocido por sus mosaicos en iglesias alrededor del mundo. Las víctimas han solicitado a los obispos que se retiren estas obras, alegando que no son adecuadas para lugares religiosos y generan incomodidad entre los fieles.

“Le escribo porque en su diócesis hay mosaicos creados por Rupnik que provocan sentimientos inapropiados en muchos fieles,” escribió Laura Sgrò, abogada de las víctimas, en una carta dirigida a los obispos y a la que tuvo acceso EFE.

Rupnik ha sido acusado por numerosas mujeres de infligir abusos espirituales, psicológicos, físicos y sexuales. Sus mosaicos, ubicados en lugares de oración, generan malestar en los corazones de los fieles, según la abogada.

Las víctimas apelan a la buena voluntad de la Iglesia Católica

Las víctimas esperaban que las obras fueran retiradas, pero hasta ahora, solo en la diócesis de Washington se ha tomado esta medida. Los mosaicos de Rupnik adornan lugares como la basílica de Lourdes en Francia, una capilla del Palacio Apostólico del Vaticano, el monasterio de Santo Domingo de la Calzada y la catedral de La Almudena en Madrid, entre otros.

“Estas obras no pueden permanecer en sus ubicaciones actuales, tanto por respeto a las víctimas como por la naturaleza sagrada de los lugares de oración. Sin embargo, podrían ser reubicadas en otros lugares donde no afecten la espiritualidad de los fieles,” afirman las víctimas.

El presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores, el cardenal Sean O’Malley, también ha solicitado la retirada de las obras de Rupnik, expresando su “esperanza de que la prudencia pastoral evite exhibir obras de arte que puedan implicar una defensa de los presuntos autores de abusos o una indiferencia hacia el dolor y sufrimiento de las víctimas.”

Congregación masiva de víctimas de la Iglesia Católica.

En los últimos meses, víctimas y sobrevivientes de abusos de poder, abusos espirituales y abusos sexuales han expresado su creciente frustración y preocupación por el continuo uso de obras de Rupnik en diversas oficinas del Vaticano, incluido el dicasterio para las Comunicaciones. Actualmente, el dicasterio para la Doctrina de la Fe está investigando las denuncias contra el padre Rupnik, quien fue despedido por la Compañía de Jesús en junio de 2023.

La Iglesia Católica no se pone de acuerdo y enfrenta divisiones.

El prefecto del dicasterio de la Comunicación, Paolo Ruffini, afirmó en una rueda de prensa en Atlanta, Estados Unidos, que todas las obras deberían permanecer donde están, comparando el caso de Rupnik con el de Caravaggio, cuyas obras no fueron destruidas a pesar de su historial criminal.

El plan de la Iglesia Católica para compensar y reparar a las víctimas de abuso sexual.

Representantes de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) presentaron al Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, un plan de trabajo y las acciones realizadas tras el informe sobre los abusos sexuales a menores en la Iglesia. Según la CEE, participaron en la reunión su presidente, Luis Argüello, el presidente de CONFER, Jesús Díaz, y responsables de las Oficinas de Protección de Menores.

Tras recopilar numerosos testimonios de abusos, el Defensor del Pueblo presentó en octubre un documento que acusaba a la jerarquía eclesiástica de minimizar el problema durante décadas y solicitaba la creación de un fondo estatal para compensar a las víctimas. En base a este trabajo, el Gobierno presentó en abril un plan de reparación que contempla indemnizaciones para las víctimas cuyos casos hayan prescrito y la celebración de un acto de Estado de reconocimiento. Sin embargo, los obispos advirtieron que no podían aceptar un plan que “discrimina a la mayoría de las víctimas de abusos sexuales.”

Para la CEE, las medidas de reparación propuestas dejarían fuera a 9 de cada diez víctimas (aquellas fuera del ámbito eclesial).

Comparte tu aprecio
Zona 24hrs
Zona 24hrs
Artículos: 221

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mantente informado día a día de las Últimas noticias